Calle 64 con Av. 3F No. 64-95, 8603 Maracaibo, Zulia, Venezuela.

Celebración de la semana del Enfermo en el Hogar Clínica San Rafael

Entre el lunes, seis y viernes, diez el Hogar Clínica San Rafael celebró la Jornada Mundial del Enfermo. El Papa Francisco envió a todos los cristianos-católicos el siguiente mensaje: “La enfermedad forma parte de nuestra experiencia humana. Pero, si se vive en el aislamiento y en el abandono, si no va acompañada del cuidado y de la compasión, puede llegar a ser inhumana. Cuando caminamos juntos, es normal que alguien se sienta mal, que tenga que detenerse debido al cansancio o por algún contratiempo. Es ahí, en esos momentos, cuando podemos ver cómo estamos caminando: si realmente caminamos juntos, o si vamos por el mismo camino, pero cada uno lo hace por su cuenta, velando por sus propios intereses y dejando que los demás “se las arreglen”. Por eso, en esta XXXI Jornada Mundial del Enfermo, en pleno camino sinodal, los invito a reflexionar sobre el hecho de que, es precisamente a través de la experiencia de la fragilidad y de la enfermedad, como podemos aprender a caminar juntos según el estilo de Dios, que es cercanía, compasión y ternura.”.

En el trascurso de esta semana se desarrollaron distintas actividades: el primer día, aperturamos la semana con el mensaje anteriormente expuesto del Papa Francisco y el de la Orden Hospitalaria leído por el Hno. Carlos Tirado, superior local; el segundo día, se realizó un rosario pidiendo por la sanación de todos los enfermos; el tercer día un viacrucis dentro de la instalaciones fue el protagonista de esa mañana; el cuarto día, se llevó a cabo una procesión con el Santísimo sacramento del altar, presidida por el Padre Juan Padilla y, cerramos la semana con el quinto día, una charla llamada “Cuidadores de Familiares dependientes”

 

Esta casa de Dios hace el llamado de acompañar con cuidado y compasión las enfermedades que pueda sentir nuestro prójimo. Si bien los médicos y psicólogos ayudan a sanar el cuerpo y mente, dentro de tu cotidianidad puedes ofrecer tu consuelo espiritual.

 
× ¿Cómo puedo ayudarte?